El Marino Dénia, en la promoción del D*NA en Madrid

Bati Bordes, del Marino Dénia, preparará para D*NA algún plato de la Marina Alta en Madrid
Bati Bordes, del Marino Dénia, preparará para D*NA algún plato de la Marina Alta en Madrid

Estamos en los emocionantes preliminares del DNA, una cita gastronómica que vuelve a poner a Dénia en el mapa mundial de la gastronomía. Y “comboiats” por sumarnos a la expedición que el jueves 21 de septiembre presenta el evento en Madrid. Acompañaremos al chef impulsor de este festival, Quique Dacosta, y junto con otros cocineros de la talla de Pepe Romany (Pont Sec) y Ricard Camarena (Canalla Bistro, MercatBar, Habitual, Ricard Camarena Restaurant) mostraremos las bondades de la cocina de la Marina Alta en el Platea Madrid, un interesante espacio gastronómico y de ocio.
Desde El Marino Denia, Bati Bordes, llevará los productos del mar más adecuados –todavía por decidir- para elaborar algún plato típico de nuestra tierra. De momento, ya sabemos que “les coques” quedan a cargo de Pepe Romany, con ingredientes de proximidad y absolutamente deliciosas, así que nos esmeraremos para estar a la altura.
La presidenta de Aehtma (Asociación de Empresarios de Hostelería de la Marina Alta), Cristina Sellés, el alcalde de Dénia, Vicent Grimalt y el vicealcalde Rafa Carrió, completarán una comitiva que seguro que volverá dejando a los asistentes con la miel en los labios. Es decir, lo bastante entusiasmados como para no perderse la cita de la primera edición del DNA.
 
Aprovechamos la ocasión para recordaros que el 30 de septiembre y el 1 de octubre tenéis que vivir el fantástico ambiente que se respirará en la Marineta Cassiana. Que no os lo cuenten. 

La UE respalda el proyecto Erasmus de gastronomía sostenible de Dénia

Dénia ha vuelto a participar en el Bergen Matfestival, la cita noruega con la gastronomía. En la foto Vicent Simó del CDT.
Dénia ha vuelto a participar en el Bergen Matfestival, la cita noruega con la gastronomía. En la foto Vicent Simó del CDT.

Una buena noticia para el presente y futuro gastronómico de Dénia y la Marina Alta. Cuatro jóvenes chefs podrán hacer sus prácticas en diferentes ciudades gastronómicas de la Unesco gracias al proyecto Erasmus Youth 4 Food, Jóvenes Cocineros para una Gastronomía Sostenible que impulsa nuestra ciudad junto a las localidades de Bergen (Noruega), Parma (Italia) y Östersund (Suecia), a las que se ha unido Gazianten (Turquía). Ahora, la Unión Europea ha dotado con 225.000 euros a la iniciativa que se desarrollará en los próximos cinco años.

El programa Erasmus pretende mejorar la competencia profesional de los jóvenes cocineros a través de prácticas en centros de formación y restaurantes de las diferentes ciudades de la red UNESCO. El proyecto contará con intercambios de formadores y la transferencia de conocimientos entre los municipios. Un total de quince instituciones públicas y privadas se han integrado en Erasmus Youth 4 Food. En el caso de Dénia el peso recaerá en el IES Maria Ibars, que tendrá la colaboración del CdT y AEHTMA. 

El respaldo a este nuevo propósito de Dénia, como ciudad Creativa de la Gastronomía por la Unesco, se ha producido tras la presencia en el Bergen Matfestival 2017, un evento culinario en el que el año pasado participó el Marino Dénia con Bati Bordes y que este año ha contado con el formador del CdT Vicent Simó.

Enhorabuena a todos por la implicación. El objetivo de poner la cocina de la Marina Alta en el mapa mundial es una realidad.

El Marino Dénia despide un agosto de reencuentros

Foto de VCrownPhoto de un plato que degustó en El Marino Rotes este mes de agosto
Foto de VCrownPhoto de un plato que degustó en El Marino Rotes este mes de agosto

 

No descubriremos nada nuevo si hablamos de agosto como un mes intenso –por no decir frenético- en el sector de la hostelería y en un enclave tan atractivo para el turismo como lo es Dénia. Pero agosto, además de mucho trabajo, nos trae reencuentros entrañables.

En El Marino Dénia –un negocio familiar que anda por la tercera generación y con tres locales abiertos al público- esperamos a los clientes y amigos que por diversas razones solo pueden acudir en el mes por excelencia de las vacaciones. Y así llevamos años, o décadas: viéndonos de agosto en agosto, resumiéndonos la vida en unos minutos y presentando a los nuevos miembros de la familia.

Un buen ejemplo de estas esperadas visitas fue la aparición en El Marino Rotes de @VCrownPhoto, fotógrafo y amigo con el que compartimos un buen rato de amistad y gastronomía. Vicente aprovechó la ocasión para demostrar arte y oficio y plasmar con su cámara algunos de los platos que eligió para comer. (Y de paso sacar a Bati Bordes, de El Marino Rotes, como veréis en la galería de fotos más abajo).

Es genial ese momento inesperado en que entre prisas, fogones y mucho trabajo, aparece por la puerta una cara amiga con una sonrisa de complicidad. Y en agosto, por fortuna, tenemos muchos momentos así. A veces los podemos alargar, y cuando el resto de los clientes se ha marchado, compartimos lo más significativo del último año en un intento exprés de ponernos al día. Otras no es posible, y confiamos en disponer de más tiempo la próxima vez.

 

Muchas gracias a todos los que habéis traído una bocanada de aire fresco en este cálido agosto; ha sido un placer compartir lo más significativo de los últimos meses. Nos vemos para contarnos el curso 2017-2018. Hasta pronto. 

En cada puerto, un Marino

El Pinyol Vermell-El Marino, surcando las aguas de un rocoso litoral del mediterráneo
El Pinyol Vermell-El Marino, surcando las aguas de un rocoso litoral del mediterráneo

Uno de los clásicos del verano en el Marino es la visita de tripulaciones hambrientas que atracan sus embarcaciones en los amarres de la ciudad y se vienen a recuperar fuerzas y de paso, ponernos al día de las últimas travesías o de las novedades acaecidas desde la última visita. Su llamada para reservar, a menudo desde el velero una vez ya han calculado que “nos quedarán entre dos y tres horas” nos traslada por unos momentos al ajetreo de a bordo, a la jerga marinera, las marcas de las gafas de sol para protegerse de la luz cegadora en medio del mar, y la sal del agua sobre la piel.

Vienen exhaustos y felices. Dénia tiene un litoral precioso que admirar desde el mar. Tentadoras calas, acantilados abruptos que conectan el Montgó con el agua salada, playas en las que fondear y zambullirse con las gafas de buceo para un rato de snorkel. Y cuenta con  cuatro puertos donde amarrar la embarcación: el Portet, la Marina de Dénia, el Real Club Náutico y los amarres de la Generalitat. Y por lo que nos cuentan, con pasión renovada, el paisaje compensa el esfuerzo. Por eso repiten. Pero desde luego, esfuerzo hay, y mucho. Trabajo en equipo, una clara jerarquía, acciones que se tienen que ejecutar de inmediato, cambios imprevisibles, intuición… navegar no es “Vacaciones en el mar”. Ya tuvimos ocasión de entrar en detalles con la tripulación del Pinyol Vermell, velero patrocinado por El Marino y que nos introdujo en los avatares de la navegación.

 

Así nos los cuentan entre tapas marineras y un arroz meloso, la caña bien fría como bienvenida mientras el vino se refresca en la coctelera. Sobremesa tranquila (los tempos están más que controlados) y un pequeño paseo hasta el barco. No en vano El Marino Port y El Marino Rotes están tan cerca de los distintos puertos. Con un abrazo y deseándoles la mejor travesía nos despedimos hasta el próximo verano… quizás antes.