La Marina Alta: abierta a la primavera

Panorámica desde Benimaurell (la Vall de Laguar), con el mar al fondo entre el Parque Natural del Montgó, a la derecha, y Segària, a la izquierda. Se distiguía Dénia, así como los núcleos urbanos de la Rectoria, Ondara, el Verger y la Xara
Panorámica desde Benimaurell (la Vall de Laguar), con el mar al fondo entre el Parque Natural del Montgó, a la derecha, y Segària, a la izquierda. Se distiguía Dénia, así como los núcleos urbanos de la Rectoria, Ondara, el Verger y la Xara

Sucedió el domingo por la noche. Padres e hijos entusiasmados mirando las fotos mientras refrescaban sus gargantas en El Marino. El interior de la Marina Alta fue la conversación de la cena. La comarca tiene infinidad de lugares para visitar y las excursiones durante estas fechas siempre nos dejan buenos recuerdos. 

 

Nosotros también nos hemos acercado a la zona montañosa del interior. Es fantástico ver los cerezos en flor en la Vall de Laguar y la Vall de la Gallinera. El viento despeja la atmósfera y la luz penetra con fuerza en los accidentes geográficos que se nos plantan imponentes en el horizonte. Así nos narró la familia su experiencia mágica:

 

"Subimos poco a poco el Cavall Verd. Salimos temprano bordeando los campos de cerezos de Benimaurell. Nada más iniciar el ascenso nos dimos cuenta de la belleza del lugar. El pueblo a los pies, el Barranc de l'infern enfrente y, al fondo, buscando el mar, divisamos el castillo de Dénia, Segària y el Montgó. Cuando ya remontamos las crestas del Cavall Verd –en la cima de la montaña– el espectáculo visual fue mayor. Custodiando al Montgó, sobre el azul del mar, divisamos Eivissa a la derecha y Mallorca a la izquierda".

 

Y así fue la charla en El Marino, entre clóchinas, atún a la plancha de hierro y escombros. Disfrutaron de las tapas con la emoción de un día redondo. La Marina Alta te espera. Nuestra comarca no se acaba nunca.

 

El Marino Dénia

Los cerezos y la montaña que recorre los pueblos de la Vall de Laguar (El Campell, Fleix y Benimaurell)
Los cerezos y la montaña que recorre los pueblos de la Vall de Laguar (El Campell, Fleix y Benimaurell)
Las flores de los cerezos. La belleza natural de cada primavera en el interior de la Marina Alta
Las flores de los cerezos. La belleza natural de cada primavera en el interior de la Marina Alta
0 comentarios

Las claves de un buen caldo

Cada cocinero tiene sus claves para lograr una buena base de caldo de pescado con la que preparar los arroces. No es ningún secreto, se ve a simple vista cuando pedimos un arroz a banda a la manera tradicional. Los cangrejos de arrastre, las galeras, las ratas, betas y arañas son ideales para preparar el caldo. A estas especies –que pueden variar según temporada– le sumamos las patatas, coliflor, u otras verduras. 

En Dénia, un paseo por la lonja, es perfecto para elegir los pescados. De una buena morralla siempre sale un buen caldo. Los peces de roca también son fantásticos y, obviamente, los moluscos. Y así, apuntando animales del mar, nunca terminaríamos esta entrada al blog.

Así que iremos al grano. Cuando vengáis al Marino Port y al Marino Rotes preguntad sobre el caldo del arroz. Os diremos sin problemas cómo hemos conseguido ese sabor que tanto os entusiasma.

¡Salud!

Monas, excursiones, monte y playa en Dénia

Un grupo de ciclistas pasea por delante del Marino Rotes, junto a la Marina de Dénia y la playa
Un grupo de ciclistas pasea por delante del Marino Rotes, junto a la Marina de Dénia y la playa

Semana Santa y Pascua. Días de reencuentros en Dénia y de sol. El primer sol de la primavera. Es tiempo de Parque Natural del Montgó, de Reserva Marina, de meriendas y de comidas junto al mar, a la sombra de un algarrobo o sentados sobre las rocas de un acantilado.

En La Marina Alta sabemos de lo que hablamos. Nos entusiasman las excursiones en familia o en grupos de amigos. Es nuestra particular bienvenida a las buenas temperaturas: el preludio del verano.

Y así andamos cada mañana y tarde. Paseamos con la bicicleta, nos embadurnamos de protector solar, nos tumbamos en la playa y visitamos los hornos para encargar las monas. Pura vida. Mientras tanto –en los restaurantes El Marino– disfrutamos de las terrazas, de las paellas y del tapeo. ¿Se puede pedir más?

Fallas en Dénia y críticas gastronómicas

Dénia. Monumento infantil de París Pedrera. Sus críticas hablan de los diferentes arroces que cocinan los valencianos
Dénia. Monumento infantil de París Pedrera. Sus críticas hablan de los diferentes arroces que cocinan los valencianos

Las Fallas de Dénia en 2018 nos dejan buenas y grandes críticas turísticas y gastronómicas. Los monumentos son el claro ejemplo de que la ciudad vive del turismo y de la restauración, o por lo menos los encargados de realizar los textos entienden que hay que escribir sobre el motor económico del municipio. Así, hemos leído críticas sobre la visita institucional a Bergen, la experiencia sobre el DNA –festival impulsado por Quique Dacosta–, o la gestión de Pepa Font al frente de la concejalía delegada de Dénia como ciudad gastronómica de la Unesco.

 

En El Marino Dénia nos encantan estas sátiras, versos cargados de humor y picardía que nos animan también reflexionar e intentar mejorarnos día a día. Nos han gustado las críticas de las cuatro grandes comisiones: Baix la Mar, Oeste, París Pedrera y Centro. Este año el máximo galardón por la crítica turística ha recaído en la Falla Centro y el de la crítica local ha ido a parar a nuestra comisión vecina: Port Rotes (ganadora un año más en primer categoría). Nos ha entusiasmado la temática de la falla infantil de París Pedrera, toda ella dedicada a la cocina de los arroces, y también la crítica al sector fallero de Roques y Saladar y el galardón de Medio Ambiente logrado por Diana.

 

Respecto a los premios, hay que felicitar a la Falla Baix la Mar. Ha ganado en categoría especial y, además, ha conseguido imponerse en el premio a la igualdad, uso del valenciano, "Llibret" de la falla, mejor pintura del monumento grande y mejor actividad fallera. Centro se impuso en categoría infantil (donde también obtuvo el ninot indultat), venció en el apartado de riesgo en el monumento grande, en crítica turística, en ingenio y gracia (grande e infantil) y en la mejor pintura (infantil).

 

Todavía queda fiesta por disfrutar, así que no perdáis detalle del programa ni de la galería de imágenes que hemos realizado.