La Mona de Pascua en Dénia

Monas artesanales de Dénia horneadas en casa
Monas artesanales de Dénia horneadas en casa

En Dénia la tradición es un tesoro que guardamos en la caja fuerte de la memoria. Nuestros padres encargaban las monas de Pascua en el carrer Pare Pere. En el horno del Moco (Sivera) recogíamos con la máxima ilusión aquellas masas dulces con el huevo duro incrustado. Nos marchábamos a comer a uno de los restaurantes de playa para después merendar en la arena o en las rocas, o en el chalet de familiares y amigos.

 

Madres y padres preparaban los suculentos platos de temporada. El “berenar de pasqua” podía ser de conejo con tomate, la longaniza y las habas en cazuela (Faves sacsades) o los guisantes con huevo revuelto y hierbas.

 

Los jóvenes nos alejábamos de los padres buscando aventuras en las calas de aguas transparentes de les Rotes, o en las dunas de les Marines. Cuando nos cansábamos venía lo bueno. Con la mona se abría el ritual de romper el huevo en la frente de los compañeros. Aquí muchos se aprovechaban del momento. Los más bromistas golpeaban fuerte a aquel miembro de la cuadrilla, que tanto nos molestaba cuando marcaba un gol en el patio del colegio y que siempre se pavoneaba delante de las chicas. Después estaban los románticos. Eran los que se acercaban tiernos y avergonzados ante la cara dulce de aquel ángel de Pascua que te decía con media sonrisa. “no te talles, pega’m sense por, aquí al centre, damunt dels ulls”.

 

Lo confieso. Yo miraba aquellas esmeraldas verdes y enmudecía. Me paralizaba. Ella repetía: “Digues la frase, valent”. Y yo apenas podía pronunciar con voz temblorosa: “Aquí em pica, aquí em cou...” y ante mi pasividad, me cogía la mano y se golpeaba riéndose con el huevo. “i aquí em trenque l’ou!”.

 

Y así pasamos los años de Pascua en Dénia hasta hoy. Estos días muchas familias vendrán para disfrutar de las tapas y arroces en El Marino Port y El Marino Rotes. A los hijos les preguntaremos por las monas y por el lugar elegido para merendar. Nuevas historias por contar. Vida plena.

 

El Equipo del Marino

 

P.D. Gracias a Paqui Ribes por las monas tan ricas, horneadas en casa, y que nos han servido de inspiración e imagen para esta historia.

Escribir comentario

Comentarios: 0